Déjame besar tu nombre


Déjame saber cómo encontrarte
para escribir tu nombre donde comienza el aire,
bautizar mi firmamento con el agua de tus rosas
y amarte en un verano incandescente.
Quiero beber en tus brazos el vino del olvido
y asfixiarme de tu ser cuando me tocas.

¡ Quiero llamarte mío !

¿Dónde te encuentras primavera errante?

Nadie me ha podido descifrar
donde se esconde tu huella,
donde osas posar tu cuerpo
cuando el mío presuroso te anhela.
Quiero conocer tus rumbos,
el misterio que se halla
prometido entre tus labios,
miel de dioses,
lejano amor que predice mi futuro.

No huyas de mi vientre,
ansío tocar tu cabello,
la muda gentileza de tu espalda;
quiero regalarte mi soledad
y la ilógica pausada de mi mente.
Enséñale a mi boca a decirte que te amo
encerrándome en la dulzura de tus manos,
señálame horizontes que celebren tu verdad.
Haré de tu sonrisa el gobierno de mi alma,
con tus dedos dibujaré los lienzos del presente.

Dime dónde estás,
mi tristeza acongojada grita por tu ley,
llega a mí, no me ocultes tu mirada,
avasalla con tus ojos mi felicidad ausente.



0 comentarios:

Publicar un comentario