Mi pecado eres tu



Me miras
y mis ojos se hacen dueños de tu brillo,
mi alma se calienta,
tu imagen embelesa mis sentidos;
no soy yo,
un tatuaje es mi lento recorrido,
vivo y muero en tu noviembre,
mi pecado es lo prohibido.

Me sonríes
y el tiempo se detiene en un instante,
la miel de tu cabello
es mi plegaria en el silencio;
no soy yo,
es mi mente que se eclipsa con mirarte,
vivo y muero entre pulseras,
mi pecado está en soñarte.

Me hablas
y mi espacio se aligera por tu aliento,
un beso imaginario mi boca lo deleita;
no soy yo,
son mis manos que deliran por tus vientos,
vivo y muero en tus cadenas,
mi pecado es lo que siento.

En la biblia de mi vida
se eterniza tu argumento,
eres tú mi redención,
eres tú mi salmo abierto.


1 comentarios:

Jesús Brel dijo...

Me miras... y veo el amor
reflejado en tus ojos...
Me sonríes... y mi alma
sonríe a la par...
Me hablas... y mi pensamiento
se torna suspiro...
tu salmo abierto se convierte
en mi despertar y mi credo.

Te dejo mi abrazo más grande.

Publicar un comentario