Descubriendo mis momentos

Es cierto que te olvido por instantes,
cuando amarro los recuerdos y
obligo a mis neuronas a pronunciar silencios,
cuando desnudo mil plegarias
y en el abismo de las circunstancias
soy capaz de congelar los miedos.

Anfitriona silente de un ayer encarnizado,
suplicando tiempos a los tiempos,
imaginando flores en helechos
gobernando palabras sin sentido.

Es verdad, una y otra vez
que te olvido por momentos,
cuando me vuelvo experta en cambiar el universo
y cosecho triunfos que nunca han sido merecidos.

Insulsa pecadora de tu imagen,
esclava de tus manos me confieso.
¿Será cierto eso de que en ti no pasan los inviernos?

Es posible que aún sabiendo lo que encierras
y mordiendo el polvo por tu sol y tus designios,
añore una y mil veces esconderme en tus desiertos.






1 comentarios:

MAJECARMU dijo...

Sara,hace tiempo que no sé nada de ti.
Veo este poema,precioso,versátil y muy genuino.Te felicito por ello y te animo a seguir escribiendo.Las letras nos elevan,nos rescatan de la realidad,que a veces es demasiado seria y prosaica.
Mi abrazo y mi ánimo siempre,amiga.
M.Jesús

Publicar un comentario en la entrada