Escollera




Dame vía libre para pensar en tus preceptos,
para beber tus argumentos y derrocharlos
al sonar de un simple sueño.

Dame una luz que no ciegue las miradas,
que sienta la armonía de mi ser encapsulado
en la ilógica perpetua de tu risa.

Concédeme el color de la mañana,
regálame el olor de tu cabello.

Permite que te irise con mi boca,
que dibuje tus lunares al compás
de un plenilunio en el invierno.

Permite que te sueñe,
que despierte arrinconada en tus canciones vespertinas,
en el arrullo pretencioso de tu sin par anatomía.

Dame un mundo …
una frase que alimente mis neuronas,
un halago que me llene los pulmones,
una caricia que no me lleve a la deriva.

Dame un silencio …
una voz que no difame mis palabras,
un sol que no se acobarde con mi alma,
un presente que no se llame melancolía.

 
 

2 comentarios:

geminis dijo...

Llegue de casualidad por aqui y me gusta este lugar es lindo, y me quedo, y te invito a pasar por mi blog, saludos con cariño de México.
besos

libeasler dijo...

un placer leerte
Buenos versos, buen ritmo
Saludos

Publicar un comentario