Indecible


Confieso que he callado auroras con mi mente
y envuelvo los instantes con perfumes nunca recorridos.
A veces hay todo, por momentos nada existe.

Confieso que crecí moribunda en este mar de sueños
redimiendo amores por la magia innoble de unos besos;
reconozco sin sentirlo que en esta vida y en las otras
desperdicié palabras y silencios.

Y digo, con una voz que sabe a melancolía,
que arrodillé mis versos a la escondida faz de una certeza.
A veces perdoné criterios, por momentos disfracé mis miedos.

Confieso que malogré neuronas
intentando comprender a quien se castiga
cuando envejece inexorable el sentimiento.

Siento y lo expreso sin hacerlo que vendí suspiros sin razones
a la infinita oscuridad del color del pensamiento.
Abdiqué tantos pasos sin querer, destrocé la tibieza de lo eterno.

Me avergüenza ser mutante de lo ilógico del tiempo,
estacionando mis sentidos en un espacio en retroceso.

Reconozco que en los frágiles mundos que me invento;
a veces me obligo a malvivir,
por segundos me superan los recuerdos.





3 comentarios:

MAJECARMU dijo...

Mucho,mucho tiempo sin saber nada de ti..
Bienvenida de nuevo,amiga.
Mi felicitación por tu sinceridad y tu elegancia.
Mi abrazo inmenso de letras.
M.Jesús

Raúl Castillo Soto dijo...

Sublime el poema, me llevo el gran cierre. Aplausos y estrellas poeta.

Anthony.Polema dijo...

Confieso que me perdi en cada letra
de tu pluma angelicalmente explosiva,
cada palabra un universo que se comprime
y cada coma, un silencio que abriga...

Un placer enorme leerte.

http://el-valle-de-las-fantasias.blogspot.com/

Publicar un comentario